A vista de Escudero

Sara ❤ su NY

Te pasas una semana en NY y una de las primeras cosas que piensas cuando llegas a tu casita es: “¡Nos falta merchandising, amigos!”. Si nos vendiésemos la cuarta parte de lo que se venden los Neoyorquinos seríamos como los romanos del imperio: con genética de querernos por encima de todo, incluido por encima del bien y del mal ;)

Así, en resumen, puedo decir que la ciudad es muy muy chula, las cosas como son, y tiene un encanto difícilmente descriptible porque nace de lo que uno siente cuando vive la libertad de ser un insigne peatón más en esa calles y esos parques tan inmensos y tan vivos (porque siempre hay gente! Siempre!). Es como un gran átomo lleno de partículas subatómicas que, de vez en cuando, se chocan pero que, de normal, sólo se cruzan. Tú te caes en NY y si no tienes un protón o un neutrón a tu vera… vete aprendiendo a levantarte solito y a reírte de tu caída también en automodo! Pero, curiosamente, si das sonrisas: las recibes de vuelta! Y es que, en general, es un carácter rudo, que yo más bien creo que es por el cansancio, pero, como en España o el resto del mundo, es a causa del modo de vida del individuo y si tú das afabilidad y sonrisa y cariño… lo recibirás. En NY, en Alpedrete o en Bollullos de Abajo ;)

Es cara carísima pero también es cierto que auto invierte en todo lo que la llena y la hace personal como, por ejemplo, lo cultural: es maravilloso ver que todos los días los teatros de Brodway, sus museos, sus exposiciones, sus sitios mimados o sus shows de televisión se llenan de gente que paga su entrada y exige en consecuencia. Pagar por algo que se te queda en el alma, y no sólo en unas escrituras, es algo grande, muy grande. Y, para mí, una de las mejores cosas que tienen.

 

Como recomendación para normalizar tus días allí: busca los delis (o sitios con comida bastante europea) ;) Yo me quedé en un hotel al lado de Times Square y, la verdad, te pilla a muy buena distancia andando de casi todo. En mi caso sólo tomé un metro un día, soy muy de patear, y es fácil: sentido uptown o downtoun, o sea, subiendo o bajando en la ciudad que, con buen tino, está cuadriculada. Todo son perpendiculares y paralelas, con sus famosas avenidas haciendo esquina con sus numerosas calles :) 

¿Es bonita? Sip. ¿Está cuidada? Sí. ¿Recomiendo ir? Sí. ¿Viviría allí? Nop. Me falta el arrope y el encanto de un barrio de Ópera madrileño o de un Montmartre parisino, por ejemplo, que inspiran y calman aunque, COMO TODO, es una opinión personal :)

En cualquier caso viajar es algo más que ir a un sitio: es observar, es pensar, es mirar (que no sólo ver), es aprender, es valorar y es compartir. Porque el café más malo del mundo compartido con quien tú quieras tener cerca (y viceversa) cambian el sabor y el color de TODO. 

2 respuestas a “Sara ❤ su NY”

  1. Ahora aún tengo más ganas de ir!!!!
    Pero quiero darte las gracias por el viaje virtual que nos has regalado a los que aún no hemos podido disfrutar de esa ciudad!!!!
    Un abrazo enorme!!!!??

  2. Pues me alegro de que lo hayais disfrutado! Pero a mí que nunca me ha llamado…???
    Yo cruzando el charco solo he estado en San Francisco y me enamoró.Si alguna vez teneis oportunidad de ir…os la recomiendo.
    Gracias por compartir vuestra experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *